miércoles, 26 de enero de 2011

JACK VETTRIANO






1 comentario:

Maria Catalina dijo...

Es simplemente delicioso. El sexo vende, y es como una droga; no me canso nunca.